El nopal, la tuna y el maguey en el Tunal Grande.

Por Adriana Ortega

 

Las cactáceas,por su aspecto peculiar, han sido motivo de atención en nuestro país desde tiempos remotos. El nopal es parte de la leyenda fundadora de México y el plato cotidiano sobre nuestras mesas. Desde sus hojas y frutos hasta sus parásitos el nopal es yha sido forma privilegiada de nuestra cultura. Literalmente le ha dado color y la ha nutrido; también la ha hecho soñar. Está presente en ritos y en mitos, en la pintura y en la artesanía, en la literatura y en la ciencia.

En la vida económica, social y religiosa de los nahuas y chichimecas, estas plantas desempeñaron un papel importante, a tal grado que el emblema de la Gran Tenochtitlan ostentaba airosamente un nopal, símbolo que conserva el escudo del México actual. Las cactáceas intervinieron en sus prácticas religiosas, y algunas fueron elevadas a categoría de dioses; se usaron con frecuencia en la magia, pues varias de ellas eran consideradas talismanes capaces de alejar los espíritus del mal; fueron empleadas como remedios en la curación de enfermedades; determinaron la fundación de poblados, y se les tuvo en gran estima como especies de ornato.

 

 

El nopal y las tunas

 

El nopales un recurso importante para los habitantes del centro norte de México. Constituyeron el sustento y el paisaje del Tunal Grande porque en ese tiempo estaba todo cubierto por grandes extensiones de nopales con tunas. Estas son parte de la cultura y delmundo agrícola y alimenticio de Ocampo y de muchas otras comunidades en el norte delestado.Para muchos, es la única esperanza y sustento y por eso se esfuerzan en protegerla de los animales. Preparan con cuidado las huertas para preparar los nopales de diversas maneras o suben al cero del Conejo o a otros muchos cerros en donde siempre lo encuentran

 

El Señor Maguey

 

El maguey, llamado reverencialmente el Señor Maguey, pertenece a la extensa familia de105 agaves que tenemos en México. Es una planta adaptada al desierto mexicano, una especie capaz de retener una gran cantidad de agua y de sufrir las mayores sequías. Para no dejar escapar una sola gota, se reviste,de una capa impermeable y de numerosas espinas. A semejanza de sus cercanos parientes como los cactos es un vegetal de rara fecundidad. De sus raíces nacen numerosos hijos quereproducensin alteración loscaracteresde la planta madre asegurando en terrenos hostiles una prolongada descendencia. El maguey, fuera deltrabajo de sembrarlo no requiere mayores cuidados y solo se desarrolla cuidándose de las noches heladas y de los días de sol intenso.

 

 

Por su naturaleza de vegetal resistente al desierto pero generoso en sus dádivas para quien las sabe aprovechar; por su vínculo estrecho con la luna, que simbolizaba la totalidad de la vida sacralizada del México antiguo; porque después de la conquista y el desplome de las civilizaciones mesoamericanas siguió siendo techo, vestido, ayate, comida,vino, medicina ydefensa de los mexicanos, el maguey merece ser llamado reverencialmente el Señor Maguey.

El maguey no sólo constituye la bebida, el fuego y el asiento de la gran parte de los pueblos en la cultura mexicana. Las oscuras y largas espinas que le sirven defensa, se utilizaban en la antigüedad como agujas, alfileres e instrumentos de sacrificio; de sus fibras se hacían vestidos, mantos, ayates, cuerdas y papel; de la savia obtenían miel, azúcar o vinagre, y las pencas servían incluso para techar sus casas. Es natural que una planta tan rica y generosa haya atraído desde el sigloXVIla atención de los españoles. Cortés habla de la miel de unas plantas llamadas maguey; Francisco Hernández, médico de Felipe II, logró catalogar14especies detallando algunos de sus usos medicinales y prácticamente no hay historiador, viajero o naturalista que no le haya dedicado algunas páginas laudatorias a esa planta de los desiertos

 

Para los antiguos mexicanos Mayahuel era la diosa principal del maguey y simbolizaba la fecundidad de la planta. Mayahuel, es la misma planta divinizada y quiere decir maguey “porque el zumo que de él salía era borrachera y baile”.

Leave a Reply